Hoy día un monoambiente, tiene un tamaño promedio que varía entre 25 y 45 metros cuadrados, son viviendas que generalmente corresponden a estudiantes, jóvenes profesionales, parejas en sus primeros años, o matrimonios que buscan achicarse una vez que los hijos se fueron.
La falta de espacio es una realidad innegable, cuando vivimos en un monoambiente. 


Sin embargo, hay algunos trucos que pueden mejorar nuestra experiencia: por un lado, planificar el espacio y utilizar muebles y elementos versátiles y visualmente livianos que permitan aprovechar cada centímetro de la casa y promuevan una sensación de espacio.

En estos casos, es fundamental que la propuesta de diseño interior respete criterios de funcionalidad, para no entorpecer la circulación y los quehaceres de la vida diaria. 

Y por supuesto, todo esto, sin dejar de lado la estética. Un buen diseño no tiene porque medirse en metros cuadrados, sino en la habilidad para crear un espacio sugerente, a pesar de la limitación física. 

Saber aprovechar los metros cuadrados exige mucho más que adaptarse a las proporciones , implica encontrar la forma de convertir un entorno de dimensiones reducidas en una vivienda cómoda en la que no se sienta una carencia de espacio vital. 

Los departamentos, debido al ascendente costo de los metros cuadrados, son cada vez más pequeños, frente a esta situación, antes de comprar muebles, hay que pensar cuidadosamente la distribución, para maximizar el confort de nuestra estadía. 
Parece una misión imposible, pero no lo es. 

Con una buena propuesta de diseño, y bastante ingenio, se puede lograr una vivienda apta para todas las necesidades, sin resignar practicidad ni belleza, y por supuesto sin gastar de más. 

Como siempre, hay que establecer inicialmente cuáles son nuestras necesidades reales: cuando los metros son reducidos, no hay lugar para el desperdicio. 
Hay que plantearse si realmente necesitamos un comedor diario, o habitualmente almorzamos y/o cenamos en la cocina o el living.
Si es así, quizás con una barra desayunadora integrada a la cocina, o una cómoda mesa auxiliar sea suficiente. 

Trabajamos en el hogar? En este caso, pondremos énfasis en un área de estudio más amplia.O bien, armar un espacio que pueda cumplir las funciones de comedor y zona de trabajo en distintas horas del día. 


¿ Cómo empezar ?



Sectorizar 

Generar diferentes áreas dentro del monoambiente, sin divisiones abruptas. Utilizar alfombras, o guardas en el solado, para diferenciar el área de estar, comedores, o dormitorios.
También se puede zonificar con cambios de revestimiento o de la gama cromática pero sin abusarse, para no sobrecargar visualmente el espacio.

El mismo efecto se logra con una correcta distribución del mobiliario: usar divisores como bibliotecas, o módulos bajos que, sin romper con la unidad visual del espacio, permitan sectorizarlo.
Otra opción es jugar con la iluminación: la luz es un aliado para delimitar espacios, una iluminación tenue puede marcar una área de estar, una más puntual, una área de trabajo, por ejemplo.

Este es un recurso que pocas veces se tiene en cuenta, a pesar de que si se lleva a cabo correctamente puede dar excelentes resultados. 
Lo mismo sucede con las luminarias, una lámpara de pie puede acentuar una zona de lectura o bien una serie de lámparas colgantes pueden enmarcar un comedor.



Lo primero es tener en claro la posible división entre el lugar de descanso y el resto de las áreas. Generalmente, conviene agrupar la cocina con el comedor en un área, y la sala de estar y el dormitorio en otra.

La zona de descanso se puede separar de las áreas sociales utilizando por ejemplo un mueble bajo donde apoyar el LCD, una biblioteca, una cortina roller o veneciana colgante, un biombo, o bien un cristal al ácido que no llegue al techo sobre perfiles de acero o aluminio tratado. 
En vez de respaldo de cama, conviene colocar un lindo papel, o porque no, un vinilo decorativo en la pared posterior de la cama, es un toque más original, y más ligero visualmente.

Recuerden además que hoy día hay modelos que traen cajones debajo de la cama sumando espacios de guardado, tan necesarios cuando los metros escasean.
Si el techo es suficientemente alto, y se trata de un pH, incluso se puede crear un entrepiso parcial donde ubicar el dormitorio, y debajo de él situar las áreas sociales.

Es ideal, dedicar a las áreas de servicio, y las sociales y de trabajo, los espacios más amplios y de mayor luminosidad.
Conservar la unidad visual integrando los sectores: un ambiente armónico en colores, con pocos objetos decorativos pero de importante presencia, aumenta la sensación de espacio. 


Crear espacios de almacenamiento 

No desperdiciar ningún rincón, de ser posible crear lugares de almacenaje ocultos detrás de las paredes ( para no sobrecargar el espacio) , o bien empotrados en ellas. 

Aprovechar las paredes al máximo 

Para estanterías, televisor pantalla plana y cuanto elemento pueda circunscribirse a ellas sin ocupar más lugar.
Para las paredes, se recomienda utilizar colores claros, y dan mayor sensación de amplitud y favorezcan la luminosidad, y de elegir algún tono puro reservarlo para destacar solo un sector. 

Si no hay lugar, para diagramar un comedor, se puede colocar una mesa tipo barra contra la pared, y banquetas que pueden esconderse debajo de ella, cuando no se están utilizando.
Si tampoco se quiere rsignar el living, pero se necesita un comedor, una alternativa es colocar el sofá al borde de la mesa integrándolo al comedor. 

Colocar los muebles contra la pared 

El espacio reducido parece más amplio si el centro se mantiene vacío. 
También, si es posible, evitar hacerlo sobre las ventanas, para no restar luz natural. 

Es mejor elegir muebles bajos para no tapar las ventanas, de ser posible móviles (con ruedas) y multifuncionales (por ejemplo una mesa de comedor que pueda funcionar como escritorio, o una cama con espacio de guardado, o pufs que puedan hacer a la vez de mesita auxiliar). 


Pensar en el mobiliario a medida

Para no desperdiciar espacio, esta es una de las mejores opciones.Antes de comprara muebles, es mejor pensar si alguna pieza a la medida de nuestras necesidades puede resolver la escasez de las dimensiones.

Además siempre es bienvenido el ingenio: una tabla de mdf ubicada por encima de unos simples cubos puede oficiar de escritorio y biblioteca, o bien una ubicada sobre los parlantes del equipo de audio puede ser útil para apoyar el LCD y el equipo de música, evitando los muebles pesados que sobrecargan visualmente el espacio.

Los muebles auxiliares, como mesitas y pufs, permiten ganar espacio, además estos últimos son perfectos para aumentar el espacio de guardado si tienen espacio de almacenamiento en su interior. 
Si no hay suficiente espacio para un sofá, optar por sillas para crear un área de estar. 

Integrar la cocina al resto de la decoración, elegir sus materiales del mismo color que las paredes para favorecer la amplitud, si no hay lugar para armar un comedor una barra puede sustituirlo perfectamente.

Cuando el espacio no sobra, apelar a la practicidad, un vaciabolsillos detrás de la puerta, puede sustituir las clásicas mesas de arrime del hall de entrada para apoyar los objetos al ingresar desdde la calle. 



Monoambientes - Decoracion de Interiores, Ideas para Decorar tu casa, Iluminacion y Muebles a medida - Ambar Interiorismo

Compartir con mis amigos